20 Septiembre 2016 17:15 | Piazza San Francesco

Discurso de Tamar Mikalli



Compartir En

Tamar Mikalli

Witness, Syria
 biografía

Soy de Alepo, la ciudad mártir de Siria.

Alepo. Cuando pronuncio este nombre, me duele el corazón; me acuerdo de donde nací, crecí y me casé.

Me acuerdo de muchos amigos musulmanes y cristianos. Ahora se hacen diferencias entre cristianos y musulmanes, pero antes de la guerra no había diferencias. Cada uno de nosotros practicaba su religión en una tierra que formaba un mosaico a través de las diferentes culturas, lenguas y religiones.

Luego estalló la guerra, no sé bien por qué. Empezaron a llover misiles que destruían las casas. Aún oigo los gritos de un padre, de una madre o los gritos de los niños que buscaban a sus padres.

Cuando los fuertes bombardeos estaban cerca de nuestras casas, compartíamos con nuestros vecinos el pan y el agua, los bienes más preciosos que faltan durante la guerra, nos apoyábamos los unos a los otros y rezábamos. La oración: el único apoyo para nosotros, repetíamos siempre la palabra de Jesús que dice: Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os proporcionaré descanso”.

Resistimos tres años esperando que la guerra terminara, vivimos en miseria, luego bombardearon la casa de mi familia, y finalmente decidimos irnos de Siria y llegamos al Líbano. Somos refugiados, junto a miles de sirios. Hemos tenido que dejarlo todo, he traído conmigo a mis padres ancianos, nunca me habría ido sin ellos. Es el segundo éxodo que hacen nuestras familias en 100 años.

Estuvimos en el Líbano durante 2 años y luego conocimos a unos ángeles que nos hablaron de los corredores humanitarios y de la posibilidad de vivir en paz. Ahora vivo en la Toscana e intento integrarme en este bonito país, Italia, donde llegué hace cuatro meses. 

Quisiera agradecer a todos los que han trabajado para nuestro bien, por habernos devuelto la sonrisa que habíamos perdido a causa de la guerra.

A todos ustedes, hombres de religión y a usted, Su Santidad, en nombre del pueblo sirio, les pedimos una oración para que la paz y el amor vuelvan pronto a Siria y a todas las partes del mundo.